Los cuadros son una de las piezas decorativas más usuales en todo salón, poseen la versatilidad de vestir y crear un importante impacto visual sin necesidad de ocupar espacio disponible en la superficie de nuestra estancia; sin embargo, dependiendo que cómo se incorporen en la decoración pueden ser un elemento que contribuya a conformar un ambiente armonioso y agradable, o por el contrario desentone totalmente con el decorado y luzca inapropiado, irrelevante o exageradamente llamativo.

 

¿Cual es el lugar más utilizado para colocar cuadros en el sofá?

Uno de los lugares favoritos para colocar cuadros es el que corresponde a la superficie de la pared encima del sofá, y pareciera ser muy fácil simplemente colgar el cuadro que más nos agrade allí y listo, pero aún en este sitio colocar cuadros que entonen con el ambiente conlleva ciertas técnicas.

Jugar con las proporciones de los cuadros y el sofá

Por ello, para evitar cualquier desatino es importante conjugar de manera equilibrada aspectos como las dimensiones o tamaño del cuadro, la temática, el colorido y el estilo decorativo, entendiendo que estas cualidades determinan que el cuadro se destaque como un punto focal en la estancia, gane protagonismo, contraste con el sofá o se combine con el resto de los accesorios, de forma que podamos conseguir una imagen visual acorde con nuestros gustos y con la tendencia decorativa que decidamos imprimir en el salón.

 

Los puntos más importantes para colocar tus cuadros

A continuación te comentamos los puntos esenciales que debes considerar antes de decidir acerca de la manera cómo colocarás los cuadros encima del sofá.

Tamaño del cuadro frente a tamaño de sofá

Ya sea que optemos por colgar un solo cuadro de buen tamaño o un conjunto de cuadros que formen una composición, debemos recordar como principal regla general que las medidas que ocupen no deben sobrepasar el ancho del sofá.

Por lo general, se estima que el ancho del cuadro no debe ser superior al 80% de la extensión del mueble; por ejemplo, si su sofá posee un ancho de 280 cm, lo ideal será elegir un cuadro o conjunto que no exceda los 220 cm, aunque tampoco es recomendable que ocupe un área muy insignificantes con relación al tamaño del sofá.

Armonía y equilibrio

Recordemos que la armonía es importante en la decoración y si el objetivo es lograr que el cuadro y el sofá formen un equilibrio y unidad visual, las dimensiones de ambos deben cuidar proporciones cercanas.

Tamaño cuadros Vs. Amplitud de paredes

También es conveniente considerar la amplitud de las paredes, ya que si contamos con paredes altas y extensas sería recomendable vestirlas con cuadros de grandes dimensiones, mientras que las paredes estrechas, sin duda, ameritan que coloquemos cuadros más pequeños.

Composición o distribución

Este punto se refiere a la forma como organizaremos el o los cuadros encima del sofá, para ello existen diferentes alternativas y dependerán del estilo y ambiente que busquemos crear en el salón, las más conocidas son:

Colocar un único cuadro sobre el sofá:

En este caso elegiremos un cuadro grande cuyas dimensiones abarquen una importante superficie en la pared, respetando las recomendaciones ya mencionadas en relación con el tamaño del sofá, preferiblemente será un lienzo de imagen llamativa y colores que armonicen con la decoración, pues dependiendo de su temática puede lograrse que sea el protagonista de la estancia o que se integre sutilmente en contraste con el resto.

Además debe cuidarse la altura y distancia para colgar el cuadro con respecto al sofá, de modo que no se note como un elemento flotante muy separado del mueble, en general la recomendación es unos 150 cm medidos desde el suelo y una distancia de 15 a 25 cm desde el borde superior del sofá, pues son medidas estándares que coinciden con la altura de la vista en la mayoría de las personas

Colocar Cuadros dípticos o trípticos sobre el sofá

Esta distribución admite dos o tres cuadros que por su contenido temático o colorido se complementan entre sí, conformando una unidad visual que amerita que se cuelguen muy cercanos, tal como sucede con los llamados cuadros polípticos que representan una imagen dividida en diferentes secciones o paneles.

La organización de los cuadros puede ser alineada a la misma altura, como una escalera o con un patrón irregular, jugando con diferentes alturas. Si es una imagen dividida y los cuadros poseen diferentes tamaños, podemos dibujar una línea imaginaria en el centro de cada uno y alinearlos en función de ella.

La distancia ideal entre los cuadros será de unos 6 a 8 cm y un poco menos, entre 2 y 3 cm de separación en el caso de los que representan una imagen continuada.

 Colocar Cuadros en filas sobre el sofá

Cuadros en filas: en esta distribución se forman dos o tres filas de cuadros pequeños o medianos, del mismo tamaño y organizados a lo alto, por lo que conforman entre todos un cuadrado. En este caso, lo ideal es jugar con las imágenes contenidas, de manera que los colores y las figuras generen un llamativo contraste.

Esta organización se presta para repetir una misma imagen en diferentes colores o degradando una tonalidad. También le viene muy bien para aprovechar salones de techos altos, y para colocar sobre sofás de dos y tres plazas, que no son muy anchos.

Lo recomendable es colocarlos con una separación de unos 3 cm entre ellos, y preferir marcos sencillos, delgados y ligeros para todos, preferiblemente en metal o madera lacada.

¿Cómo colocar un Conjunto de cuadros?

Un conjunto de cuadros: consisten en ordenar cuadros de diferentes tamaños y formas para integrar una composición relacionada por el color o tema en común, aunque a primera vista parece un caos, colgados de forma inteligente pueden lograr una decoración muy estética y coherente con el estilo imperante, se trata de lograr un “desorden ordenado”.

Un buen truco para conseguir una combinación acertada consiste en dibujar las siluetas de los cuadros a utilizar en papel reciclado y probar diferentes variantes en sus posiciones pegándolas con cinta adhesiva en la pared, observemos la unidad que va formando el conjunto hasta que demos con la que nos resulte más adecuada.

Como colocar Cuadros de distintas medidas

También se puede jugar combinando un cuadro grande junto a otros más pequeños, pero siempre siguiendo cierto orden para lograr la armonía del grupo, generalmente el cuadro más grande se usa como punto focal y los más pequeños como secundarios o complementarios, así se pueden lograr conjuntos en forma de espiral, usando el mayor en el centro y colocando el resto alrededor creando un circulo; organizados en mariposa, el grande al centro y el resto a los lados, arriba y abajo; como una escalera, y cualquier otra que nos resulte agradable.

¿Cómo colocar cuadros sobre una repisa

Cuadros sobre una repisa: es una alternativa original que resulta muy útil para colocar varios cuadros de diferentes tamaños sin necesidad de abrir tantos agujeros en la pared. Existen estanterías especiales para esto, muy livianas, resistentes y discretas, que casi pasan desapercibidas a la vista y no roban protagonismo a los cuadros.

Además, pueden incluirse en este espacio otros elementos como jarrones o adornos que complementen la decoración. Solo debe tenerse cuidado de no elegir una estantería muy voluminosa, ni colocada a una altura que interfiera con la comodidad de las personas en el sofá.

Temática y estilo decorativo de tus cuadros 

La cantidad y distribución de los cuadros que colocaremos encima del sofá, también se relaciona con la temática y con el estilo decorativo que se pretende crear. Por ejemplo, a una ambientación de tendencia moderna, de vanguardia y minimalista, le vendría muy bien incluir un cuadro abstracto de gran formato con colores que contrasten con la neutralidad de los muebles y las paredes, aportando un toque llamativo que rompa la monotonía cromática.

Decoración estilo zen

Si se trata de una decoración estilo zen con influencia del feng shui, los cuadros en dípticos, trípticos o polípticos que evoquen los elementos de la naturaleza como las piedras, flores de loto, el bambú y otros, ayudarán a completar una estancia muy armoniosa y relajante.

Decoración estilo Shabby o Vintage

Asimismo, una delicada estantería con coquetos cuadros en tonos pasteles y temas florales, seria perfecta en un salón decorado al estilo shabby chic; o con cuadros de nostálgicas imágenes antiguas para una ambientación vintage o retro.

Decoración estilo Pop Art

Un conjunto de cuadros con llamativas figuras de comics en diferentes colores para una estancia con aire pop art. Así como un organizado grupo de cuadros en fila con temas sencillos en blanco y negro, para una ambientación nórdica.

En definitiva, las opciones son muchas, pero bien merece la pena tomarse un tiempo para planificar con anticipación la más conveniente según nuestros gustos y deseos.

Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de sofás es una tienda online especiallizada en Sofás, chaiselongue, sillones y sillones relax premiun a precio económico. En tu tienda de sofás somos fabricantes españoles que ofrecemos sofás a medida, personalizados con la máxima calidad. Nuestra gran producción nos permite ofrecer los mejores precios del mercado en sillones de gran calidad. A diferencia de otros comercios online y físicos nuestra estrategia no es ofrecer muebles de descanso abaratando a base de reducir su calidad, para tu tienda de sofás, con más de 40 años de experiencia en el sector es que nuestros sofás y chaise longue están creados para que ofrezcan la mejor comodidad durante el mayor tiempo posible.
Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de Sofás

Latest posts by Tu Tienda de Sofás (see all)