Una de las sensaciones más desagradables al despertar es percibir que nuestro cuerpo y espacialmente la espalda se reciente con un molesto dolor después de una mala noche de sueño, por el uso de un colchón incomodo, inadecuado o de mala calidad. Aunque un dolor recurrente en la espalda puede tener múltiples causas como estrés, exceso de esfuerzo físico, o en el peor de los casos un problema físico crónico; las condiciones del colchón en el que descansamos es un aspecto fundamental que puede aliviar, producir o empeorar ese dolor de espalda que tanto nos incomoda.

Al hablar de colchones son muchos los aspectos que podemos considerar a la hora de elegir el más idóneo para nuestro descanso; sin embargo, cuando se trata de elegir un colchón ideal para evitar el dolor de espalda, sea cual fuere su causa, es imprescindible tomar en cuenta las cualidades que te comentamos a continuación:

 

Firmeza del colchón y tu espalda: Dura, media, blanda

Colchón de firmeza Alta:

 Por mucho tiempo se ha creído erróneamente que el mejor colchón para mejorar un dolor de espalda es aquel que posee una alta firmeza, o una dureza tal en su superficie que no permite ningún acoplamiento con la curvatura natural del cuerpo; pero la experiencia de los durmientes y las numerosas investigaciones realizadas en años recientes comprueban que esto es totalmente falso, y que por el contrario un colchón muy duro lejos de aliviar el dolor lo agrava aún más, haciendo que los dolores musculares se extiendan hacia otras zonas del cuerpo.  

 Colchón de firmeza Baja:

Por otro lado, un colchón muy blando también nos acarrea diversos problemas, pues hará que el cuerpo se hunda excesivamente por el peso y adopte posturas inadecuadas, muy desfavorables para tratar de mantener la correcta alineación de la columna vertebral.

Colchón de firmeza media:

En este caso, podría decirse que ambos extremos no son recomendables, lo ideal es encontrar un colchón con una firmeza intermedia, que nos brinde buena estabilidad para que el cuerpo se mantenga bien alineado, pero al mismo tiempo, sea lo suficientemente cómodo y adaptable para no producir puntos de presión en las zonas de mayor peso del cuerpo, lo que nos podría generar calambres, escaras y obstrucción del flujo sanguíneo.

Para cerciorarnos de que el colchón posea una estabilidad idónea verifiquemos la información que nos ofrece el fabricante en cuanto al nivel de firmeza, los materiales utilizados y las capas que conforman su estructura interna, además es imprescindible hacer una prueba de la comodidad del colchón pidiendo que se nos permita permanecer al menos 10 minutos tendidos en la posición que acostumbramos adoptar cuando dormimos.

 

Tipo de Colchón para el descanso según su material:

La búsqueda de un sueño altamente placentero y personalizado ha motivado a la industria del descanso a incorporar diferentes y novedosos materiales que aportan una variedad de ventajas y condiciones a cada modelo en particular, por tanto, es necesario familiarizarse con los componentes más usuales en la fabricación de colchones y los beneficios que estos pueden aportarnos si queremos evitar sufrir de ese molesto dolor de espalda. A continuación resumimos las cualidades de los materiales más conocidos:

 

Colchones de Espuma:

generalmente están confeccionados con espuma de poliuretano que puede presentarse en diferentes densidades, lo que incide en la mayor o menor firmeza que nos ofrecerá el colchón, por lo general la densidad mínima de la espuma en los colchones será de 25 Kg/m3 lo que nos indica un colchón de baja firmeza. La recomendación sería elegir un modelo con una densidad igual o superior a los 35 Kg/m3, ya nos garantiza una superficie muy estable, además de un largo ciclo de vida y capacidad indeformable, estos son conocidos como “High Resilence” (HR), por su capacidad para recuperar su volumen original después de ajustarse al cuerpo del durmiente. También se debe observar el grosor del bloque de espuma que no debe ser inferior a los 13 cm, si queremos disfrutar de un buen descanso.

Colchones de Muelles:

Son los colchones más económicos y tradicionales, con una estructura interna constituida por resortes de acero que pueden estar unidos entre sí, y que poseen diferentes presentaciones: bicónicos, bonell, ensacados, hilo continuo o multieslastic. Antes de elegir se debe considerar el grosor del acero, el número de muelles, la forma cómo se unen los muelles y el diámetro de cada resorte, ya que dependiendo de estos aspectos el colchón nos proveerá mayor estabilidad, capacidad de rebote y flexibilidad.

Colchones de muelles bicónicos:

Entre las opciones disponibles los modelos con muelles bicónicos se consideran de firmeza media pero con muy poca adaptabilidad; los ensacados son más ergonómicos pero su firmeza varía dependiendo del diámetro del muelle; mientras que los de hilo continuo se les atribuyen mucha consistencia, pero su confort dependerá de que pueda ser complementado con otros materiales, como capas de viscoelástica, fibra hueca siliconada, poliéter u otros.

Colchones de Viscoelástica:

La viscoelástica es una espuma especialmente diseñada para proveer un lecho muy agradable y adaptable, que se ajusta a la forma natural de nuestra anatomía eliminando cualquier posibilidad de presiones que puedan interrumpir la circulación o producir molestias en las zonas más pesadas del cuerpo.

En los colchones la viscoelástica se incorpora a modo de capas o acolchados de diferentes grosores y densidades, por tanto, la mayor o menor firmeza que podamos notar en la superficie dependerá de la densidad del material utilizado, generalmente podemos considerar que un colchón es de firmeza media si posee una densidad entre 45 y 75 Kg/m3; y una densidad alta aquellos con más de 80 Kg/m3, lo cual lo hará mucho más adaptable y duradero, aunque se puede incrementar la sensación de calor debido a que posee mucho menos burbujas de aire en su interior.

Colchones de Látex:

el látex en un material gomoso de origen natural derivado de la savia del árbol de caucho, conocido por su elasticidad, capacidad para disipar los puntos de presión y brindar una comodidad muy estable sin transferencia de movimiento sobre la superficie. Normalmente, se combina con componentes sintéticos para aumentar su durabilidad y evitar problemas de humedad y hongos; dependiendo de esta proporción de látex natural y sintético, así como de la densidad del látex utilizado podremos encontrar colchones más o menos firmes.

Generalmente, podemos encontrar una firmeza media en los colchones con una densidad de 70 a 75 Kg/m3, en algunos modelos se varia esta densidad para ofrecer zonas diferenciales de descanso que pueden favorecer mucho a las personas que sufren de dolor de espalda, pues le ofrece mayor firmeza en ciertas áreas como la cabeza, los hombros y la columna. También es conveniente elegir un colchón con un bloque de látex con mínimo 14 cm de altura.

 

Colchones que combinan materiales para la adaptación a su espalda:

En algunos colchones podemos encontrar que se combinan dos o más materiales para mejorar y ajustar la comodidad a necesidades especiales, por ejemplo, un colchón con núcleo de muelles de hilo continuo, que ofrece una firmeza positiva para evitar el dolor de espalda, puede incluir algunas capas de viscoelástica para mejorar su capacidad de adaptabilidad.

Asimismo, además del componente principal podemos encontrar que algunos modelos complementan su confort añadiendo materiales como la fibra hueca siliconada, el tejido estabilizador, el poliéter, tejido 3D, entre otros que elevan la suavidad, ergonomía, ventilación y consistencia del colchón.

 

Como probar si un colchón es bueno para su espalda

En definitiva son muchas las opciones existentes en colchones para conseguir un descanso sumamente personalizado y evitar los dolores musculares y de la espalda, sin embargo, la decisión definitiva puede tomarse cuando hemos sometido nuestras versiones preferidas a la prueba definitiva, comprobando si las cualidades del colchón son de nuestro agrado cuando reposamos sobre él por lo menos de 10 a 20 minutos. Al final, aunque sean muchos los beneficios que nos ofrecen sus componentes solo la sensación de confort y la comodidad percibida al acostarnos sobre el colchón nos podrá ayudar a decidir si es la mejor alternativa para nosotros.

Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de sofás es una tienda online especiallizada en Sofás, chaiselongue, sillones y sillones relax premiun a precio económico. En tu tienda de sofás somos fabricantes españoles que ofrecemos sofás a medida, personalizados con la máxima calidad. Nuestra gran producción nos permite ofrecer los mejores precios del mercado en sillones de gran calidad. A diferencia de otros comercios online y físicos nuestra estrategia no es ofrecer muebles de descanso abaratando a base de reducir su calidad, para tu tienda de sofás, con más de 40 años de experiencia en el sector es que nuestros sofás y chaise longue están creados para que ofrezcan la mejor comodidad durante el mayor tiempo posible.
Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de Sofás

Latest posts by Tu Tienda de Sofás (see all)