La compra del colchón adecuado no es una decisión que debamos tomar a la ligera, aunque parezca un poco exagerado elegir el colchón correcto es un aspecto que repercutirá directamente en nuestra calidad de vida, esto tiene mucho sentido si nos detenemos a pensar que cerca de la tercera parte de nuestras vidas las dedicamos al descanso. En vista de ello, conviene conocer cuáles son esos aspectos claves que debemos considerar antes de adquirir un colchón.

A continuación te comentamos esos ítems esenciales que deberás tener en cuenta para decidirte por la mejor opción:

Elegir el colchón más adecuado para cada uno: El perfil personal

El colchón elegido te brindará mucha más comodidad si estas en cuenta de las cualidades más favorables según tus características físicas, especialmente peso y altura. La longitud del colchón será ideal si mide unos 10 cm más con respecto a la altura de la persona que lo usará, así una persona de 1,70 cm dormirá cómodamente en un colchón que sobrepase los 180 cm de largo.
Las personas delgadas pueden usar a gusto un colchón de firmeza baja o media, pero los más robustos deben asegurarse que su colchón posea una

firmeza de media a alta, ya que soportará mucho mejor el peso del durmiente y no se hundirá tan fácilmente produciendo posturas poco saludables.
En todo caso, se trata de sentirse cómodo al descansar, por tanto, es importante que podamos probar al menos unos diez minutos tendernos en el colchón y comprobar que tan confortables nos sentimos. En caso de comprarlo online, pedir al vendedor que te aporte toda la información que necesitas.

Elegir un colchón para cada postura

Una parte importante de nuestra personalidad se refleja al dormir:

Colchón para personas inquietas:

Algunas personas son más inquietas, suelen moverse y cambiar de posición constantemente, para ellas lo mejor será un colchón que brinde buena estabilidad y que permanezca firme mientras le permite a la persona desplazarse libremente por toda la cama.

Colchón para personas quietas  o de postura fija hacia arriba:

Algunos se mantienen la mayor parte del tiempo en una postura favorita, en ese caso debe observar que si acostumbra a dormir boca arriba necesitaras un colchón que te brinde mejor soporte para la nuca, los hombros y la columna.

Colchón para personas quietas  o de postura fija de lado:

Los que se tienden de lado deben optar por un colchón muy adaptable que se amolde a la forma de la cadera y los hombros sin dejar de mantener la columna bien alineada.

Colchón para personas quietas  o de postura fija boca abajo

Mientras que para los que optan por una postura boca abajo les favorecen las superficies más blandas y acogedoras, pero que conserven un buen nivel de firmeza.

Colchones con necesidades o condiciones especiales

Colchón para personas calurosas

También es importante considerar algunas condiciones especiales que pueden afectar el sueño placentero de algunas personas, por ejemplo, las personas calurosas que tienden a sudar mucho durante la noche, necesitarán además de una habitación bien aireada, un colchón elaborado en un material que pueda mantenerse fresco y permita un constante flujo del aire hacia el interior.

Colchón para personas alérgicas:

Para quienes sufren continuamente de reacciones alérgicas por el polvo, las bacterias y los ácaros, también deben asegurarse de adquirir un colchón con buena ventilación y preferiblemente elaborado en un material anti-alérgico y que rechace la proliferación de microorganismos.

Colchón para personas con problemas de flujo sanguíneo

En el caso de los durmientes con problemas circulatorios es aconsejable un colchón elaborado en un material muy resiliente que se adapte anatómicamente y elimine los puntos de presión producidos en algunas partes del cuerpo por el mismo peso de la persona.

Colchón para personas con problemas de espalda

Si ha sido diagnosticado con algún padecimiento que afecte especialmente áreas como la espalda, la columna y la zona lumbar, o simplemente es más propenso a sufrir con dolores de espalda y de cuello por malas posturas, lo ideal será contar con un colchón que nos garantice una alta adaptabilidad, un lecho firme pero al mismo tiempo suave y flexible para que se ajuste mejor a las curvas naturales del cuerpo, pero manteniendo la correcta alineación de la columna.

¿Qué firmeza de colchón necesito?

Durante mucho tiempo se ha creído erróneamente que un colchón muy firme o más rígido de lo habitual contribuye a solucionar eficazmente algunos problemas como dolores de espalda, calambres y molestias en la zona lumbar; sin embargo, muchos estudios realizados desde hace algunos años han demostrado que lo mejor es disponer de un colchón de firmeza media al dormir.
Lo ideal es que la superficie en la que descansamos diariamente sea capaz de soportar la curvatura natural de la columna, dándole estabilidad y comodidad al mismo tiempo, sin llegar a ser tan duro que represente un espacio muy molesto para reposar.

¿Cuál es el mejor material para un buen colchón?

La evolución histórica de los colchones los ha llevado a conformarse en la actualidad con una estructura interna que combina equilibradamente diferentes elementos buscando personalizar al máximo el descanso; sin embargo, siempre prevalece un material o componente principal a partir del cual se le dan cualidades especificas al colchón y pueden ser más o menos convenientes dependiendo de las características de la persona y de los aspectos que valora más al dormir. Estudiemos brevemente las características de los colchones según su composición:

Colchones de muelles:

Están provistos en su núcleo central de una estructura elaborada en resortes metálicos de gran resistencia, estos son el tipo de colchones más tradicionales, aunque en la actualidad han hecho uso de modernas tecnologías para mejorar aspectos como la flexibilidad, capacidad de rebote, la adaptabilidad y el movimiento sin ruidos.
Por tanto podemos encontrar: muelles de hilo continuo, con espirales entrelazados entre sí que ayudan a distribuir muy bien el peso y dan mucha firmeza a la superficie.

Muelles bicónicos, los resortes poseen una forma semejante a la de pequeños relojes de arena unidos por hilos metálicos, que les permiten mejorar un poco la adaptabilidad con respecto al hilo continuo y ofrecer una firmeza media.

Colchones de muelles ensacados:

Los muelles ensacados, cada tensor se encuentra en un saco de tela individual, por lo que reciben separadamente el peso de la superficie, produciendo una total independencia de lechos que favorece especialmente a evitar las molestias por los movimientos del compañero al dormir en pareja.
En general, los colchones de muelles son muy frescos, ya que permiten la ventilación interior, tienen una alta durabilidad y están entre las opciones más económicas.

Colchones de espuma:

Su núcleo central es un bloque de espuma de poliuretano, un material que ha sido tradicionalmente utilizado como relleno en diferentes accesorios y mobiliarios de descanso debido a que su estructura de células abiertas, dada por la insuflación de burbujas de aire que expande el material haciéndolo suave, flexible y transpirable.
La densidad de la espuma varia de los 20 a los 40 kg/m3 y su nivel de firmeza dependerá de esta densidad, pues a mayor densidad más firme se notará el colchón. Su mayor ventaja es la durabilidad, y generalmente se prefiere usar la denominada espuma HR (High Resilence) para la fabricación de colchones, pues posee gran capacidad de recuperar su forma y volumen aún después de soportar una presión o peso constante.
También se encuentran entre las opciones con precios más accesibles para presupuestos limitados, aunque pueden encontrarse modelos más costosos cuando se complementan con otros materiales para mejorar sus cualidades de confort, adaptabilidad e higiene.

Colchones de viscoelástica:

La viscoelástica es una espuma especial diseñada por la NASA con la idea de eliminar los puntos de presión y roce con la piel, cualidad que logra por su alta adaptabilidad, flexibilidad y capacidad de ajustarse a la forma del cuerpo, acogiéndolo cálidamente para luego recuperar rápidamente su forma.
En los colchones se incorpora en capas de 2 a 5 cm que bastan para darle una agradable elasticidad a la superficie, generalmente se combina con núcleos de espuma o muelles a los que añade una gran confortabilidad.
Son una buena alternativa para días fríos, personas que les gusta sentirse muy abrigados en un lecho muy suave; sin embargo, debido a esa sensación de cobijo que produce no se recomienda para las personas calurosas o con sobrepeso, pues sentirán que se hunden en el colchón.

Colchones de látex:

El látex es una sustancia gomosa y densa que se obtiene de la sabia de los arboles de caucho, en los colchones podemos encontrarlo 100% natural o como látex sintético, entre las que la opción natural es siempre preferible.
Es un material que favorece un descanso superior al durmiente al ofrecer un lecho muy adaptable que se amolda cómodamente a la forma del cuerpo sin producir molestias por presión, además permite la libre movilidad de la persona sin perder su firmeza. Se pueden encontrar diferentes niveles de firmeza que dependen de la cantidad de perforaciones hechas en el bloque de látex.
Como aspectos negativos debe decirse que poseen poca transpirabilidad, por lo que requiere airarse regularmente, y generalmente su precio es muy elevado con respecto a otras opciones.

Colchones de Fibras naturales o colchón ecológico:

los llamados colchones ecológicos son elaborados a partir de fibras de origen natural como: algodón, lino, lana, seda, fibra de coco y otras, que ofrecen amplios beneficios en cuanto a cuidados de la salud, puesto que se encuentran libres de restos químicos y componentes tóxicos, además de ser confeccionados con técnicas artesanales respetuosas del ambiente.
Por lo general tienen una larga vida útil y son muy confortables, pero tienden a acumular ácaros y polvo. También están dentro de las opciones más costosas.

Tener en cuenta el relleno y la calidad en tu compra de colchón

Además del núcleo central o componente principal del colchón, también se debe indagar acerca de la composición de las capas o relleno añadido, así como las cualidades de la superficie, ya que dependiendo de la calidad y características de estos materiales se mejora en mucho las condiciones de confort del colchón.
Como parte de la oferta podremos encontrar colchones con capas de: guata, fibra siliconada, tejido estabilizador, tejido strech, poliéter transpirable, espumación en gel, entre otros, cada una aportando en suavidad, frescor, flexibilidad y transpirabilidad que maximizan la comodidad del modelo.

Cuál es la combinación más acertada para elegir tu colchón?

En definitiva se trata de dar con el colchón que reúna la combinación más adecuada de materiales en función de nuestras necesidades y características físicas, al final debemos quedarnos con aquel que nos brinde esas cualidades que mejor se ajusten a nuestras preferencias, y por supuesto que se encuentre al alcance de nuestro presupuesto.

Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de sofás es una tienda online especiallizada en Sofás, chaiselongue, sillones y sillones relax premiun a precio económico. En tu tienda de sofás somos fabricantes españoles que ofrecemos sofás a medida, personalizados con la máxima calidad. Nuestra gran producción nos permite ofrecer los mejores precios del mercado en sillones de gran calidad. A diferencia de otros comercios online y físicos nuestra estrategia no es ofrecer muebles de descanso abaratando a base de reducir su calidad, para tu tienda de sofás, con más de 40 años de experiencia en el sector es que nuestros sofás y chaise longue están creados para que ofrezcan la mejor comodidad durante el mayor tiempo posible.
Tu Tienda de Sofás
Tu Tienda de Sofás

Latest posts by Tu Tienda de Sofás (see all)